martes, 9 de junio de 2009

3, 2, 1, 0 !!! arranca la velocidad lectora del Banco Mundial



En este video se quiere demostrar que la fluidez (o velocidad lectora) automatiza de manera óptima el proceso de decodificación en los niños de segundo grado. Al incrementar la fluidez lectora, se piensa que el niño va a tener mayor espacio en su memoria a corto plazo. Esto le permitiría procesar mejor la lectura y entenderla mejor. Es decir, al tener una mayor fluidez lectora (pues estaría automatizada la decodifiación), el niño alcanzaría una mejor comprensión lectora.

Sin embargo, esto no es del todo cierto. Fíjense en las preguntas que le hacen a los niños. Son preguntas literales y, como todos sabemos, las preguntas literales o de obtención de información explícita no aseguran la comprensión lectora. ¿Cómo se llamaba el perro?. Esta, por ejemplo, es una pregunta literal, y ni siquiera vuelve a leer el texto, sino que todo depende de su capacidad de retención de datos explícitos. La comprensión lectora es principalmente inferencial. Identificar datos y retenerlos en la memoria es un tarea basada en el recuerdo de un texto leído en voz alta. ¿Se imaginan a los maestros del Perú haciendo competencias entre sus estudiantes para ver quien lee más rápido cronómetro en mano? 60 palabras por minuto. No importa si el texto tiene sentido, que lea en voz alta sus 60 palabras y verás como entiende. Ese es el mensaje falaz. ¿Cuál es uno de los argumentos? Es una técnica que aplican en los países más adelantados de educación en Europa. ¿Ese es un argumento?

Las 60 palabras por minuto pueden ser un indicador de la velocidad de decodificación y de memoria, pero no de comprensión lectora.

¿Con quién vivía el perro? ¿Comía toda su comida? Igualmente son preguntas literales. ¿O el mensaje es que un niño de segundo grado todavía no puede tener la habilidad inferencial en a lectura?

Si se tuviera el siguiente fragmento de texto (por supuesto, no dirigido a niños de segundo grado):
"Lucas frenitió dos calosas. Estas calosas de pronto estuparon y se grifaron hacia el Hugonote...."

Si alguien nos preguntara:

¿Cuántas calosas frenitió? o ¿Quien frenitió las calosas? o ¿Qué hicieron las calosas? Estas son preguntas literales que pueden ser contestadas exitosamente, pero el que las ha contestado no entiende el texto y puede haberlo leído fluidamente. ¿Cuál sería el tema central? ¿Podría hacer una pregunta inferencial y ser contestada correctamente? Obviamente que no, pues el texto no tiene sentido; simplemente un orden sintáctico similar al castellano. Si solo nos quedamos en el nivel literal, no aseguramos que el lector comprenda el texto. Solo con las preguntas inferenciales podríamos saber si realmente comprende el sentido del texto.

11 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Fernando Llanos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Fabiola dijo...

Me parece interesante tu observación sobre el video. Incluso agregaría que si se pretende evaluar la comprensión lectora de un niño a través de la lectura en voz alta se corre el peligro que ni siquiera responda lo literal puesto que su concentración está centrada en la pronunciación adecuada del código, los signos de puntuación, la entonación y velocidad lectora.Tu observación sobre la comprensión literal hace ver que desmereces su importancia,sin embargo te diría que nadie puede inferir lo que literalmente no se comprendió, hay que dar el primer paso y reforzar éste, sobretodo en los primeros grados. Definitivamente la fluidez en la lectura no determina la comprensión de ésta pero sí es importante.Habría que ver los procesos trabajados en el aula basados más en el significado que en el código.
¡Lindo tu blog! Te felicito
Lo tomaré en cuenta.
Fabiola Mendoza

Fabiola dijo...

Me parece interesante tu observación sobre el video. Incluso agregaría que si se pretende evaluar la comprensión lectora de un niño a través de la lectura en voz alta se corre el peligro que ni siquiera responda lo literal puesto que su concentración está centrada en la pronunciación adecuada del código, los signos de puntuación, la entonación y velocidad lectora.Tu observación sobre la comprensión literal hace ver que desmereces su importancia,sin embargo te diría que nadie puede inferir lo que literalmente no se comprendió, hay que dar el primer paso y reforzar éste, sobretodo en los primeros grados. Definitivamente la fluidez en la lectura no determina la comprensión de ésta pero sí es importante.Habría que ver los procesos trabajados en el aula basados más en el significado que en el código.
¡Lindo tu blog! Te felicito
Lo tomaré en cuenta.
Fabiola Mendoza

Juan Carlos Llanos dijo...

Alonso??
Primero hay que mostrarse con nombre y apellido, luego a mostrar sus argumentos.

Primero lo primero...

Yo me llamo... y tu??

delecturayescritura.blogspot.com dijo...

Disculpen la demora en contestar este comentario de Fabiola. El tema no es que se desmerezca la capacidad literal, sino que se cree en un aprendizaje pór compartimentos. Primero refuerzo lo literal los primeros grados y luego lo infrencial y mas adelante lo c´rítico. Los niños, desde antes de ingresar a la escuela, utilizan las tres capacidades: literal, inferencial y crítico.Entonces...¿por qué negarles a que hagan inferencias en la lectura?...Lo literal no tiene por qué estar totalmente afianzado para luego desarrollar lo inferencial...El tema es trabajar con los chicos estas tres capacidades lectoras, por supuesto, de acuerdo al grado...Si no fuera así, no estaríamos asumiendo la enseñanza de la Comunicación como un área Integral...
fer

Anónimo dijo...

Pues yo estoy completamente de acuerdo contigo, Fernando.
Estoy buscando textos parta que mis alumnos de 12 años ejerciten su velocidad lectora, pero soy escéptica. No creo que a esta edad y con la escasa ( nula, en algunos casos) experiencia lectora que poseen, vayan, además, a tener que mejorar su velocidad. Hay que estimular su comprensión.
Yo misma puedo leer un cuento ( fácil lectura) a 300 palabras / minuto: pero, ni lo he disfrutado ni he comprendido todos los matices que había y que sí que he "pillado" en una segunda lectura, a mi ritmo, sin ahogos ni a golpe de salto ocular.
Estoy de acuerdo contigo: no, aunque ahora esté de moda.

Anónimo dijo...

Estimado, Alonso:
Después de muchas lunas te vuelvo a escribir y sobre el tema de la velocidad lectora y las razones por las que el Banco Mundial la considera útil para la comprensión de textos es que te envío el enlace del texto completo:

http://siteresources.worldbank.org/INTPERUINSPANISH/Resources/Educacion_de_calidad_2007.pdf


BANCO MUNDIAL. Por una educación de calidad para el Perú: Estándares, rendición de cuentas y fortalecimiento de capacidades, 2006

Hasta pronto

Atte.


Manuel Urbina

Kes dijo...

¡Hola!

Coincido, sobre todo cuando se trata de lectura en voz alta. En lectura silenciosa, puedo leer algo así como cuatrocientas palabras por minuto, disfrutando plenamente del texto y comprendiéndolo. Creo que puedo leer algo más rápido (quinientas-seiscientas palabras por minuto) pero ni lo disfruto tanto y se me escapan detalles. ¿Pero en voz alta? Sí, leo muy bonito y demás, ¡pero no entiendo nada! Es como si otra persona estuviera leyendo y yo ni siquiera lo escuchara. Muy raro, pero pasa.

Nenina dijo...

lo encuentro super estresante para los niños!
lo primero sería (como yo lo veo) la comprensión del texto, luego la velocidad. es que uno puede leer tan rápido como quiera y no te concentras en entender, solo en ser rápido y fluido.
bueno... allí los padres tienen que encargarse :)
saludos!
Nenina

Anónimo dijo...

Nenina:
Pero supuestamente los impulsores de la velocidad lectora aducen que ejercitando esta tendrán comprensión lectora. Coincido contigo que la comprensión lectora es lo principal, pero sí no creo que sea lo primero antes que velocidad lectora...Simplemente la velocidad lectora no tiene sentido para los niños por donde se le vea, a menos que sea locutor de noticias. En suma, comprensión lectora no es lo primero sino lo único.